ES

EN

+34 621 227 416

L-V (9:00- 19:00)

Iniciar sesión

Formación

La Escuela

Napster: inicio, ascenso y caída del software que revolucionó la industria de la música

Franco Brutti

25/12/23

25/12/23

Napster: inicio, ascenso y caída del software que revolucionó la industria de la música
Napster: inicio, ascenso y caída del software que revolucionó la industria de la música
Napster: inicio, ascenso y caída del software que revolucionó la industria de la música

Muy pocos han logrado causar tanto impacto en la industria de la música como lo hizo Napster. 

Napster es considerado por algunos el software que dio inicio a los servicios de streaming de música que conocemos hoy día. 

Y es que si tienes 35 años, es casi seguro que conoces esta aplicación. Probablemente recuerdes muy bien lo que se sentía descargar tu música favorita de esta plataforma a cambio compartir la música que estaba en tu disco duro.

¡Buenos y viejos tiempos!  

Pero, ¿sabes cómo fue el nacimiento, el auge y la caída de esta aplicación? 

Entonces, quédate hasta el final que te lo contamos todo. 

¿Qué fue Napster?

Napster fue una red P2P que permitía el intercambio de archivos a través de un servidor central que indexaba a los ordenadores de los usuarios. Básicamente, permitía compartir una gran cantidad de archivos, aunque la música en formato MP3 fue la que más destacó. 

Es decir, la única condición para que pudieras descargar música de Napster es que tú también compartieras tus archivos MP3 con otros usuarios. 

La aplicación fue creada por Sean Parker y Shawn Fanning, los cuales se conocieron a través de IRC y llevaron larga amistad sin siquiera conocer sus rostros. 5 años después, ambos comenzaron uno de los más grandes proyectos que revolucionó el internet. 

El terreno ya estaba preparado para Napster

Eran los años 90. La revolución del internet, el avance de la tecnología y la condición de la industria músical estaban atravesando varios cambios. 

Las ventas de CDs cada vez disminuían más, no solo por el boom de la piratería (aunque en aquel momento no era considerado así), sino que muchos estaban cansados de tener que comprar un álbum completo solo para escuchar una o dos canciones favoritas

A su vez, el formato MP3 cada vez aumentaba más su popularidad y los ordenadores ya eran capaces de reproducir este formato. 

Lo único que faltaba era una manera sencilla de conseguir tu música favorita. Y entonces…

La idea y los inicios de Napster

La idea de Napster surgió cuando uno de los compañeros de habitación de Fanning (cofundador), se quejaba constantemente del calvario que implicaba descargar música en la web en aquellos momentos. 

En palabras textuales de Shawn Fanning en el documental Downloaded:

"Había un problema que podía ser resuelto, y yo le di solución". 

La idea parecía absurda para algunos: ¿quién daría acceso a los archivos de su propio disco duro? Pero Napster nos demostró que millones de personas lo harían. 

La idea caló tanto en Fanning que dejó la universidad para dedicarse por completo al proyecto. Después de todo: ¿no era más fácil pedirle tu música favorita prestada a otra persona en lugar de comprar un álbum entero? 

Shawn consiguió financiamiento para comercializar el software, John Fanning (su tío) apoyó financieramente a su sobrino. 

Y fue así que en mayo de 1999 nació Napster, siendo John Fanning el accionista mayoritario con un 70%, mientras que Shawn Fanning se quedaría con el 30%. Su nombre nació del nombre clave que Shawn utilizaba en IRC.  

Meses después Yoshi Amram se convirtió en uno de los financiadores principales aportando 250 mil dólares al proyecto. Además, solicitó que Napster Inc. trasladará su sede a San Francisco. 

El auge y la subida de Napster

Pero contrario a lo que creerías, la primera versión fue un fracaso: simplemente no funcionó. 

Lo bueno es que Napster contaba con colaboradores en la web que le ayudaban a mejorar el código del software. Aunque era todo un reto, ya que Fanning no le mostró el código fuente a ninguna persona, por lo que parecía un imposible. 

¡Y boom!

De la noche a la mañana Napster comenzó a funcionar de maravilla, se subió a la web y comenzó a tomar toda la popularidad que hoy conocemos. Primero se lanzó para Windows, y luego Mac.

Napster era más que un simple software para descargar música: contaba con un chat y con una lista de los temas populares entre la comunidad (¿la semilla de los servicios de streaming?). 

Incluso tenía canales temáticos según el tipo de música, muy similar a un foro a los que Shawn estaba acostumbrado. 

El tráfico de napster se disparó por las nubes: de 1.000 a 10.000 clics por día. En su mayor apogeo, Napster llegó a tener hasta 80 millones de usuarios registrados y activos por mes. Incluso se volvió una aplicación muy popular entre las universidades. 

Incluso, algunas prohibieron el uso de la aplicación porque congestionaba las redes universitarias. 

Napster no solo fue conocido en Estados Unidos, sino también en otros lugares del mundo. 

Pero…

Los problemas no tardarían en llegar: 

Los problemas de Napster

Con el auge de Napster, los directivos comenzaron a preguntarse si este modelo no estaba infringiendo los derechos de autor de las canciones. Y es que los miembros de la junta directiva no tenían prácticamente ningún conocimiento acerca de la industria musical y de los derechos de autor. 

Bajo su percepción, Napster no estaba violando ninguna ley de derechos de autor, ya que la plataforma era una comunidad en la que los usuarios compartían las canciones, sin haber ningún pago de por medio.

Aun así, la duda permanecía entre la junta directiva de si permanecer como una plataforma sin fines de lucro o utilizar un modelo de suscripción. 

Sumado a eso, Hilary Rosen, presidente de la RIAA (Recording Industry Association of América) comenzó una investigación de Napster en 1999 por las varias denuncias de parte de disqueras y artistas. De hecho, el 6 de diciembre levantaría una demanda en contra de la plataforma por infracción de copyright. 

Y todo se complicó aún más cuando el demo de “I Desappear”, una canción de Metallica apareció en Napster. 

¿El problema?

Pues que esta canción todavía no había sido lanzada aún y sería parte de la banda sonora de Misión Imposible 2. Es más, ni siquiera estaba terminada. 

Pero la filtración sería apenas la punta del Iceberg. El verdadero problema comenzó cuando varias emisoras de radio comenzaron a emitir este demo sin haber adquirido los derechos de autor

Esto llamó fuertemente la atención de Lars Ulrich, baterista de Metallica. Y cuando se percató de que toda la discografía de Metallica estaba en Napster, le acusó de infringir los derechos de autor delante de la Corte de Distrito del Distrito Norte de California. 

Metallica solicitó nada más y nada menos que 10 millones de dólares en daños: 100 mil dólares por cada canción que había sido descargada ilegalmente. 

Pero no fueron los únicos artistas que fueron perjudicados por Napster. Incluso un single de Madonna se filtró en el software antes de tiempo. Disqueras como A&M Records y Dr. Dre se unirían a las denuncias en contra de Napster. 

napster dashboard

La caída de Napster

Gracias a las denuncias de la RIAA, Metallica, algunos artistas y muchas disquerías, el caso de Napster se alargó durante todo el año 2000. La apelación de todos los abogados era prácticamente la misma: 

Napster estaba infringiendo los derechos de autor de las canciones a gran escala. 

En Julio de 2000, la jueza Marilyn Hall Patel emitió una orden judicial preliminar en la que se solicitaba que Napster debía borrar toda la música con derecho de autor de la plataforma. Pero Napster alegó que esto es imposible porque es una red P2P, no se podían borrar los archivos del ordenador de otra persona. 

El Noveno Tribunal de Apelaciones del Circuito de los Estados Unidos emitió una suspensión de la orden preliminar para escuchar una apelación completa. A partir de aquí veríamos a grandes famosos en los tribunales, como Lars Ulrich y Michael Roberton. 

En esta apelación, los abogados de Napster alegaron que estaban protegidos por la ley: Home Recording Act de 1992, la cual estipulaba que se permitiría la reproducción de archivos para uso personal.  Pero la RIAA alegó que Napster no se apegaba a las condiciones estipuladas en dicha ley. 

Como una solución a todo el tema de las demandas, en febrero de 2001 Napster ofreció un pago de 1.000 millones de dólares para que las discografías abandonaran los derechos de autor. 

Y no es una sorpresa lo que sucedió: la oferta fue rechazada en apenas dos días. 

Otra solución surgió en marzo de 2001: Napster solicitó una lista a los artistas con las canciones que querían que se bloquearan en la plataforma. La jueza Patel aprobó la propuesta y ahora Napster necesitaría recibir el título, el artista y los nombres de los archivos que las disqueras querían que se bloquearan. 

Las disqueras enviaron un total de 135.000 canciones, pero Napster sólo pudo bloquear 115.000 porque las discográficas no enviaron adecuadamente los datos. 

Pero el caso se complicó aún más cuando la jueza Patel emitió ese mismo mes un mandato preliminar a favor de Metallica. Napster debía colocar un filtro en un plazo máximo de 72 horas para evitar que los usuarios descarguen sus canciones o tendría que cerrar. 

Y así sucedió, Napster eliminó alrededor de 1 millón de canciones. 

Pero días después, Patel ordenó desactivar el software hasta que pudiesen demostrar que los filtros eran capaces de bloquear las descargas de canciones con copyright, lo cual fue imposible. 

Por lo que en julio de 2001, Patel ordenó el pago de 26 millones de dólares a la industria de la música y el cierre de la plataforma. 

La bancarrota de Napster

Napster no podía hacer frente al pago de los 26 millones de dólares, hasta el momento habían sido un modelo sin fines de lucro. 

Así que tuvieron que pasarse a un modelo de suscripción con Napster 3.0, al que no le fue muy bien porque no había disqueras que apoyaran el proyecto. 

Después de algunos intentos de compra, el 3 de junio de 2002 Napster se declaró en bancarrota. 

Napster hoy día: ¿todavía existe?

Después de haber sido comprado algunas veces, Napster se hizo parte de Rhapsody el 1 de diciembre de 2011, por lo que se convirtió en una servicio de streaming que se aprovechó de la imagen de la marca de Napster. 

Y ahora es uno de los competidores de los servicios de streaming de música más populares, aunque está lejos de ser lo que fue a sus inicios. 

Napster alcanzó el éxito y cayó rápidamente. Pero cambió de manera drástica el mundo de la música. 

Muchas empresas aprendieron de la caída de Napster. iTunes Store introdujo el primer sistema de streaming de ventas por unidad, que luego se transformó en el modelo de suscripción de Spotify. 

Y hasta aquí hemos llegado con este post.

Si nunca te cansas de aprender…

¡Consigue toda una fuente de inspiración para mentes ambiciosas directamente a tu correo!

Recibe cada mes una selección de nuestros contenidos más TOP y hazte con los recursos que solo compartimos con nuestros suscriptores.