Desarrollo de aplicaciones móviles: qué es, tipos, características y procesos

Desarrollo de aplicaciones móviles: qué es, tipos, características y procesos
Desarrollo de aplicaciones móviles: qué es, tipos, características y procesos
Desarrollo de aplicaciones móviles: qué es, tipos, características y procesos

Hoy en día apostar por el mercado móvil es un negocio al que muchos están accediendo. Y no es para menos, en la última década poco a poco, el smartphone se ha consagrado como el dispositivo de mayor uso y demanda en los usuarios. 

No solamente se trata de un dispositivo totalmente útil, sino que, es posible llevarlo contigo a cualquier lugar de manera cómoda. 

Así que el desarrollo de aplicaciones está pensado para un mercado muy extenso, en el que se puede sacar provecho según las necesidades de los consumidores. 

Y es que entender las razones de este crecimiento excesivo de aplicaciones móviles es clave para comprender hacia dónde nos dirigimos como sociedad. 

Sí, el desarrollo de aplicaciones móviles es cada vez más importante y está en constante crecimiento, y en los próximos minutos entenderás las razones. 

¿Qué es el desarrollo de aplicaciones móviles? 

El desarrollo de aplicaciones móviles es el proceso informático en el se crea, desde cero, una aplicación que cumplirá una función específica para el usuario, adaptándose a las características de ciertos dispositivos

Porque sí, dependiendo de la complejidad de la aplicación, funciones y los requisitos necesarios para reproducirla, habrá smartphones que serán aptos o no, para su instalación. 

Sin embargo, en el mercado actual de aplicaciones, la gran mayoría están adaptadas para a su vez, la mayor cantidad de dispositivos inteligentes posibles. Sin embargo, esto puede cambiar con el paso del tiempo y las actualizaciones. 

Entrando más en materia, el desarrollo de aplicaciones aplica un conjunto de habilidades y procedimientos en escritura de software (programación), y que se aplica a dispositivos inalámbricos y portátiles. 

La historia de las aplicaciones móviles 

Cuando los smartphones comenzaron a salir al mercado, el desarrollo de las aplicaciones móviles estaba en un punto tan básico, que cada aplicación tenía que ser adaptada según el sistema operativo y el procesador que tenía cada teléfono. 

Hoy en día, pensar en eso es una locura, pero la razón por la cual era tan difícil desarrollar aplicaciones móviles hace años, era porque no existían lenguajes dedicados o bien, el código existente era casi nulo. Por lo que tampoco existían bibliotecas en la que se podían tomar códigos fuentes para usarlos en proyectos distintos. 

No obstante, con el auge, crecimiento y demanda que empezaron a tener los nuevos smartphones, la necesidad de crear códigos base en la que poder basar proyectos y luego poder reutilizarlos de modo que fuesen compatibles con otros procesadores y dispositivos, eran cada vez más grandes. 

Y así es como actualmente se utilizan C#, JavaScript, y Swift para el desarrollo de aplicaciones móviles. Lenguajes de programación que facilitan la tarea y se compaginan bien aprovechando las características de un móvil. 

Características del desarrollo de aplicaciones móviles

Si bien existen aplicaciones dedicadas a ordenadores, y de hecho, estas fueron las primeras antes de las móviles, con respecto al desarrollo móvil, sigue funcionando a través de código tradicional. No obstante, la diferencia radica en que estas aplicaciones buscan sacar provecho de las características, componentes y funciones del smartphone. 

Por ejemplo: 

  • Cámara: aplicaciones con funciones especiales, como filtros, lectura de QR, traducir textos a distintos idiomas, buscar objetos en google, etc. 

  • Micrófono: aplicaciones de canto, modificación de audio, lectura de notas musicales, capacidad de escribir texto mediante audios, y muchas funciones más. 

  • Apps de gestión: tus datos personales como email, pueden asociarse con apps para ofrecer servicios de todo tipo: billeteras, gestión de negocios, ubicaciones, almacenamiento en la nube, y mucho más desde un solo dispositivo. 

En fin, que todo lo puedes gestionar y utilizar de manera práctica desde tu smartphone. Esa es la característica más importante que se debe cumplir. 

4 Tipos de aplicaciones móviles 

Existen diversos tipos de aplicaciones móviles para toda clase de necesidades o funciones. Todo depende del desarrollador y cualquiera que sea su prioridad, o qué ventajas quiere proporcionarle al usuario en cuestión. 

1. Aplicaciones nativas 

Son el tipo de aplicaciones más costosas de todas, pero también las más estables. Y es que ofrecen una cantidad de opciones, funciones y personalización muy grandes según el dispositivo sea Android o iOS. 

Es decir, que dependiendo del tipo de usuario y su SO, este podrá descargar aplicaciones que son específicamente para ese SO. Ofreciéndote de esa manera, opciones que otras aplicaciones no tendrían debido a que su capa de personalización es mucho menor. 

Esto se logra gracias a entornos de desarrollo integrados, también llamados IDE, y por supuesto, a los lenguajes de programación dedicados según se trate de Google Android o Apple iOS. 

2. Aplicaciones híbridas 

Cuando se trata de rentabilidad, las aplicaciones híbridas están a la orden del día. Esto, gracias a que su coste de desarrollo es mucho menor, además de que pueden estar listas en menor tiempo. 

No obstante, no permiten un nivel de personalizaciones o de aprovechamiento de funciones total como sí lo hacen las aplicaciones nativas. Es un punto a tener en cuenta si te gustan las funciones y ventajas exclusivas. 

Por otra parte, ofrecen un sinfín de beneficios para usuarios de distintos sistemas operativos. Y he ahí lo importante, a veces no se trata de exclusividad, sino que realmente satisfaga necesidades para una gran mayoría de usuarios. Y la razón principal del éxito y por la que se basan la mayoría de aplicaciones móviles. 

Estas aplicaciones se llevan a cabo a través de lenguajes como CSS, JavasScript y HTML. 

3. Aplicaciones web progresivas 

También conocidas como Progressive Web Aplication (PWA), se trata de una aplicación web que se comporta como una aplicación móvil. Y te preguntarás ¿en qué sentido? Pues, que básicamente puedes hacer todo lo que haces en una aplicación. 

Un efecto claro y simple, son facebook y twitter, que si bien tienen aplicaciones móviles, estas ofrecen las mismas posibilidades en su versión de escritorio. Esto se logra gracias a Service Workers, que brinda el funcionamiento de una app común de smartphone. 

Aplicaciones web que ofrecen servicios o funciones especiales tales como: notificaciones, servicios sin conexión, aplicaciones en su estado BETA, son algunas de las características que identifican a una aplicación web progresiva. 

4. Bases o bibliotecas 

En sí mismas no conforman como tal una aplicación. Solo representa el código fuente o base, en la cual otros programadores pueden hacer uso para crear ahora sí, aplicaciones móviles. 

La razón por la cual existen estas bibliotecas es para facilitar el desarrollo de aplicaciones, pudiendo tomar un código base estable y partir de allí para acelerar el proceso. Muy útil cuando se intenta desarrollar algo nuevo sin necesidad de escribir todo desde cero. 

tipos de aplicaciones móviles

Proceso de desarrollo de aplicaciones móviles 

Para poder realizar una aplicación de móvil, es justo y necesario realizar un análisis previo de condiciones, requisitos a cumplir, objetivos y necesidades que hay que satisfacer. Sin ello, una aplicación no tendrá un propósito real, y por ende, no tendrá el éxito planeado. 

Si deseas crear una aplicación, ten en consideración los siguientes pasos para su desarrollo: 

Paso 1: Definir el objetivo 

Esto es clave y lo más importante previo al desarrollo. ¿Cuál es la intención o propósito de la aplicación?, ¿qué necesidades va a satisfacer en los usuarios? También, debes estudiar si no existen otras aplicaciones que ya estén haciendo lo mismo que planeas desarrollar, y si es el caso, cuáles son las fortalezas y debilidades de dicha aplicación. 

Esto, con la intención de que tu puedas crear un producto o servicio totalmente nuevo y resolviendo esas fallas de otras aplicaciones. 

A su vez, también deberás definir cuál será tu público objetivo. Es decir, para quiénes está planeada dicha aplicación, ¿niños, adolescentes, adultos, ancianos? 

En fin, todo lo relacionado con las premisas del proyecto, su desarrollo y postdesarrollo. 

Paso 2: Establecer quién se encargará de su desarrollo 

Una vez que tu aplicación móvil ya tiene unos objetivos propuestos, ha llegado el momento de establecer quién se encargará de su desarrollo. Puedes ser tú, puedes contratar a un desarrollador freelance o una agencia dedicada. 

Todo depende de cuáles sean tus necesidades y quien se encargue, pueda cumplir con cada uno de los requisitos y solicitudes. 

Aquí, también sería ideal definir si necesitarás una campaña de marketing para promocionar tu aplicación una vez esté lista. Sobre todo en la versión beta, cuando todavía es posible realizar las modificaciones necesarias y sugerencias brindadas por los usuarios. 

Paso 3: Asegúrate de ofrecer una buena experiencia de usuario 

Si bien ya tu producto está definido con unos objetivos a cumplir, es necesario que cuando el usuario finalmente pueda hacer uso de la aplicación, su experiencia sea agradable

¿Por qué? 

De nada sirve que tu aplicación cumpla con su cometido si el proceso es arduo, complicado, rebuscado y poco intuitivo. Y si encima posee errores o bugs provenientes de un mal desarrollo en programación, peor aún. 

¡Recuerda cuidar estos detalles! Puedes marcar la diferencia entre que el proyecto tenga éxito o no. 

Paso 4: Desarrollo DevOps

Teniendo claro todo lo anterior dicho, es momento de comenzar a desarrollar. Sea quien sea que vaya a encargarse de su desarrollo, es necesario que este posea una mentalidad DevOps. 

¿Y qué es eso? Te preguntarás…

DeVips es una metodología de trabajo que se está aplicando cada vez más en el mundo del desarrollo de software en general. Esta metodología se basa en prácticas que buscan garantizar la mejor calidad en el producto a desarrollar. Por ejemplo: 

  • Utilizar procesos automáticos 

Existen software y programas que facilitan el desarrollo de aplicaciones por medio de procesos automáticos. Esto no solo facilita el trabajo, sino que además, previene errores humanos y permite terminar el trabajo mucho antes. 

Por ende, siempre que puedas, utiliza estos procesos en tu desarrollo. 

  • Servicios de la nube 

Los servicios en la nube son muy útiles debido a su gran capacidad de almacenamiento, además de que podrás albergar datos muy pesados y descargarlos cuando lo requieras, incluso, en proyectos futuros que no tengan que ver directamente con el actual en desarrollo. 

Una herramienta que con el paso de los años cobra mayor importancia debido a la necesidad de espacio en almacenamiento. Cada día, las aplicaciones pesan mucho más debido a que su desarrollo es mucho más complejo y con mucha mayor cantidad de funciones. 

  • Usar código abierto 

Siempre que sea posible trabajar con software o herramientas de código abierto, será una gran ventaja para cualquier desarrollo. No solo porque permite una gran cantidad de bibliotecas que pueden usarse para facilitar el trabajo, sino que además, cuenta con respaldo de una comunidad experimentada. 

  • Trabajo en equipo

Sin importar que seas tú o un solo programador quien se esté encargando del proyecto, es necesario que exista una buena comunicación tanto con lo que desarrollas, como con el material y/o bibliotecas que utilizas para desarrollar. 

Y si se trata de un equipo de trabajo, la comunicación es vital, tanto entre ellos como con el cliente, ya que trabajan en conjunto, conocen cómo va el proceso de desarrollo, qué elementos faltan, que otros puedan estar fallando, y un largo etcétera. 

La comunicación es vital en todo proyecto, y el desarrollo de aplicaciones móviles no es la excepción. 

  • Test de prueba 

No es necesario que la aplicación esté en su versión beta o ya “finalizada”, para que se conozcan los errores o lo que se debe mejorar. Los test se deben realizar en cada fase de desarrollo de la aplicación, desde su código fuente, hasta todo lo demás. 

Esto permitirá que el desarrollo sea mucho más eficiente, y el producto obtenido sea de mejor calidad, con buen rendimiento y una interfaz con buena experiencia de usuario. 

Paso 5: Versión BETA

Aplicado todo lo anterior, y con un proyecto en su fase final, es momento de ofrecer una versión BETA, para que los usuarios puedan hacer uso de ella y realizar sugerencias y recomendaciones. 

Esto con la intención de finiquitar los detalles y que el producto final sea lo esperado y hasta más. 

Pasada la prueba y arreglados todos los detalles, la aplicación estará lista para su difusión oficial y disfrute de todos. 

El desarrollo de aplicaciones móviles es un mundo bastante interesante y muy demandado en el mercado actual. Por lo que resulta de una labor muy llamativa para muchos amantes de la tecnología. Y con el tiempo, el desarrollo irá renovándose, por lo que es ideal comenzar desde ya si este es tu propósito. 

Las aplicaciones móviles son muy útiles, prácticas, y siempre están en constante actualizaciones e innovación. El objetivo está en cumplir las necesidades de los usuarios, aprovechando las características del móvil en cuestión. 

¿Hasta dónde llegará el desarrollo de aplicaciones móviles? Hasta que nuestra imaginación y necesidades lo establezcan

¿Eres desarrollador de aplicaciones?, ¿cuál es tu parte favorita de esta labor o qué te motivó a convertirte en uno

Si nunca te cansas de aprender…

¡Consigue toda una fuente de inspiración para mentes ambiciosas directamente a tu correo!

Recibe cada mes una selección de nuestros contenidos más TOP y hazte con los recursos que solo compartimos con nuestros suscriptores.